Beneficios De La Actividad Física En La Salud De Los Niños

Para los niños ejercer una actividad física significa jugar y estar activos corporal y físicamente, desarrollando el aparato locomotor con total naturalidad. Los niños entrenan mientras juegan, corren o andan en bicicleta y lo hacen diviertiendose.

La práctica de una actividad física es tan necesaria como la alimentación o el sueño. Según numerosos médicos y pediatras es recomendable que los niños emprendan una actividad física lo antes posible. Muchos padres se plantean dudas sobre a qué edad es adecuado comenzar la vida deportiva y qué deporte inculcar a sus hijos.

Si bien no se trata de inscribirlos en una liga competitiva a los tres años, si es beneficioso que los niños emprendan actividades que contengan ejercicios lúdicos, entretenidos y variados.

Es aconsejable que desde los dos años comiencen a conocer y practicar diferentes deportes en modo que desarrollen sus potencialidades en base a las preferencias que encuentren en el proceso de experimentación.

Sin embargo, es importante entender que no es beneficioso limitar a los menores, obligàndolos a que entrenen una disciplina en particular, si no es aquella que han elegido.

El secreto es motivarlos desde pequeños para que crezcan con el hábito de la actividad física y la vida saludable dentro de sus gustos y preferencias.

Hacer del deporte una actividad y un goce, es la mejor táctica para que el menor desarrolle sus aptitudes en armonía y se sienta feliz haciendo deporte. Es preciso que el niño pueda experimentar distintas disciplinas en modo de poder elegir y que la familia lo apoye en su decisión.

Es necesario plantear deportes disponibles económica y espacialmente, que puedan contar con opciones que sean adecuadas en base a las condiciones para su práctica, se trata de adaptar el ejercicio a la realidad de cada uno.

Por ejemplo, el surf en lugares donde el mar se ubica muy lejano, es un deporte que se hace muy difícil de sobrellevar y emprender en modo cotidiano. La actividad física durante la niñez es ampliamente beneficiosa, no obstante es importante no superar los límites máximos permitidos.

Posturas incorrectas o cargas excesivas, pueden producir efectos negativos. Por lo que es muy importante una apta supervisión y que el deporte infantil sea impartido por educadores especializados.

Un profesional es capaz de adaptar la actividad de acuerdo a la edad y la condición física del menor, evitando así que sus efectos puedan influir negativamente en el desarrollo del infante. Si desea que su hijo comience un deporte en modo `profesional´ es recomendable una evaluación precedente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una hora diaria de práctica moderada para niños de entre 5 y 17 años de edad y señala que superar las horas semanales de ejercicio implica mayores ventajas para la salud.

Por otro lado, los niños con sobrepeso se ven más favorecidos con la actividad física. Obviamente tienen que ser guiados y aumentar el ejercicio de manera progresiva.

La actividad física es fundamental, ayuda a disminuir patologías físicas y mentales; desde el punto de vista emocional los deportistas respetan su cuerpo, como así también tienen mejores relaciones interpersonales y mayor rendimiento académico.

Actuar incentivando a sus hijos a tener una vida activa físicamente, es parte del cuidado que necesitan para crecer en salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *